Formación online de calidad mediante Zoom

Una formación online por Zoom no tiene que ser muy diferente de una formación presencial.

Pero naturalmente hay algunas cosas que debes adaptar para tener a los alumnos enganchados y que sea una formación de provecho.

Yo acabo de terminar mi primera formación online mediante Zoom de 52 horas con muy buena valoración y de la experiencia he sacado este post que espero que te sirva.

1.-Lo primero de todo es añadir entretenimiento a la formación online.

Que sea una formación no indica que deba ser aburrida y que sea online no tiene porque hacer que lo sea.

En una formación siempre hay una distancia entre formador y alumno, así que imagínate si encima estáis los dos detrás de una pantalla y él tiene la cámara y el micro cerrados.

Si ya debes hacer de tus formaciones una experiencia, las que son online lo deben ser mucho más.

¿Y como hacerlo?

Salpicando la clase con alguna anécdota, soltando alguna burrada de vez en cuando y organizando alguna actividad.

Tienes el control del micro y de la cámara, úsalo para crear momentos de distensión dentro del aprendizaje.

Tienes a un montón de personas en la silla de su casa en pijama, es muy fácil que empiezan los bostezos y tu objetivo es que eso no pase.

2.-Haz participes a los alumnos, que cada día conduzca uno la sesión con tus indicaciones.

Los alumnos deben sentir que en algún momento pueden recibir una pregunta, tendrán algún ejercicio para hacer o deberán ayudar a un compañero.

Si vas repartiendo tareas, preguntas, si les solicitas ayuda de forma aleatoria los vas a tener con un nivel de atención alto.

Piensa que en la clase presencial tu mirada busca a quien preguntar, pero aquí no, por lo tanto, pueden tener la sorpresa a que les toque a ellos.

Otra cosa que mantiene el nivel alto de atención es cuando le debes explicar algo por segunda vez a un alumno, en ese momento puedes hacer que se lo explique un compañero mientras tu guías.

Todo esto hace que la gente este con las orejas tiesas.

3.-Fomenta el juego, el pique, añade el tiempo como elemento competitivo a la formación online.

Hablábamos de entretenimiento.

Jugar es entretener.

¿Por qué no hacer un ejercicio con un cronómetro?

¿Por qué no hacer ejercicios por parejas, aunque sea online?

Uno puede hacer la tarea y el otro ir indicando.

¿Y hacer concursos?

Preguntar algo que se debe resolver mediante un ejercicio y que el primero que contesta gana y ya no concursa más, así hasta ver quien queda el último.

El micro es tu grana aliado.

Gamifica la formación y tendrás un grupo entregado a tus pies.

4.-A cada duda permite que compartan pantalla la ayúdale a esa persona como si en la sala quedara nadie.

Cada vez que alguien tenga una duda comparte su pantalla y haz que pueda entender el proceso mieras tú le vas guiando.

Esta persona sentirá que no está sola en su casa en pijama con su gato, sentirá que el profesor le atiende en persona.

5.-Dejales claro que no hay preguntas tontas, que lo lógico en un curso es no saber las cosas.

Juega con el anonimato de que no se ven, de que a veces no se reconocen las voces e insiste en que pregunten mucho.

Ofrece el chat en general, el chat privado o mediante audio, como se sientan más cómodos.

Si en un tipo de formación deben preguntar es con la online, porque en presencial es muy fácil que mediante una cara o una postura sepas que quieren preguntar algo, pero online no.

6.-Ser visible en todo momento, si no compartes pantalla.

En una formación a distancia es importante que no te pierdan de vista a no ser que compartas pantalla, ya sé que es obvio pero nada de cámara cerrada.

Y la cámara abierta cuando entren, eres el punto de unión, el referente en ese rato, es necesario que al llegar tu ya estés, por lo tanto, entrar un poco antes es vital, prueba cámara, prueba micro y espérales.

Y cuando vayan entrando saluda uno a uno, piensa que todo es muy anónimo, hay gente con pijama en plan soledad y que tu cara es su guía.

7.-Se consiente de que es formación a distancia, requiere de una paciencia y un mimo especial.

En la formación online se te van a perder más que en la formación presencial entre otras cosas porque no pueden mira al de al lado, preguntar o levantar la mano.

Sí que controla muy bien al rebaño, pregunta mil veces si va todo bien, si están todos vivos y recupera a los rezagados, paciencia y calma.

8.-La formación va más lenta porque no todo el mundo domina las herramientas online, paciencia y a quien no el funcione el micro ayúdale.

Mira, estás dando un curso.

Eso implica que las personas que están presentes no dominan la herramienta.

Eso quedaría aquí en una formación presencial.

Pero ahora a la herramienta que enseñas le tienes que añadir como entrar en zoom, como configurar el audio y si no se escucha conseguir que se escuche.

Que la cámara se vea y se vea bien.

Cuando les pides compartir pantalla que lo sepan hacer.

Es decir, son dos cursos a la vez, uno de la herramienta que quieren aprender y de la que deben conocer para hacer la formación.

Y no todo el mundo es hábil con las herramientas.

Así que paciencia, ayuda todo el mundo, no importa empezar tarde, dale soporte, tranquilidad, pausa, calma.

Ponte en su lugar, no presiones y guíalos por la herramienta, ya sea zoom u otra, pero calma, si esa persona se bloquea la tienes perdida y su curso no era de zoom, era de otra cosa,

Ah, y corta risitas en momentos tensos, no toleres que ningún compañero le meta caña a nadie, eso lo debes cortar de raíz.

9.-Pon ejemplos personales (aunque te los inventes) en relación con lo que explicas.

Estas a mucha distancia, no puedes jugar con el cuerpo y con tus palabras.

Debes crear imágenes en la cabeza de los alumnos.

Y para crear imágenes usa ejemplos, yo en las clases de Excel, por ejemplo si tengo que decir que una fecha debe ser más grande que la otra cuento como en un centro medico del que saque estadísticas me salió que la gente pasaba menos cinco días en la consulta de media.

Y que esto pasaba porque alguien podía entrar la fecha de salida anterior a la de entrada.

La gente primero se ríe, pero rápidamente dibuja la situación en su cabeza, se da cuenta del problema de no hacerlo bien y eso se les queda grabado.

Una vez más entretenimiento y aprendizaje de la mano.

La imaginación al poder, hacer que sea inolvidable esta en tus manos.

10.-Para y arranca tantas veces como haga falta, sin objetivos, sin prisa y sin presión, enseñar a distancia no es, lo mismo que online.

En mi modo de ver en cualquier formación los objetivos son relativos, llegar por llegar a hacer todo un temario solo hace ir rápido y no profundizar ni afianzar los conocimientos.

Y si esto es importante en la formación presencial en la online ya es vital, porque la gente que se pierde no te lo va a decir, ni puedes saberlo por sus caras.

Y una vez perdidos es difícil volver a recupéralos, piensa que muchos hacen la formación porque les obligan, si encima tiras millas y se pueden estar haciendo otras cosas como planchar, acariciar al gato o viendo el marca.

O sea, que para, arranca, comparte pantalla, ayuda y no dejes que ninguna oveja quede atrás, pero debe ser tu quien haga que no se pierdan

En resumen, una formación por zoom puede ser tan o más potente que una formación presencial, solo depende de ti y de tu imaginación.

Este post sale de un correo de los que mando cada día, si quieres recibirlos dale aquí.

Y si quieres formate conmigo es aquí.

 

Deja un comentario